Francia, España, EEUU: cómo violan el derecho a viajar de la ciudadanía cubana

Francia, España, EEUU: cómo violan el derecho a viajar de la ciudadanía cubana
Objetivo: Falsimedia
Jueves, 28 de Noviembre de 2013
<!– Social Share Buttons | Powered by Web Agency –>

Powered by Web Agency

<!– Social Share Buttons | Powered by Web Agency –>Carga Policial 25S Madrid

Cubainformación TV – Basado en un texto de Salim Lamrani – Opera Mundi / Blog “La pupila insomne” (Cuba).- El Gobierno cubano eliminó en enero el trámite del permiso de salida del país, dejando al desnudo a quienes impedían realmente –y siguen impidiendo- viajar al exterior a la ciudadanía cubana: los gobiernos de los países ricos. Veamos tres ejemplos. Edición: Félix González.

Ver este mismo video en Youtube 

Texto adaptado

Francia, España, EEUU: cómo violan el derecho a viajar de la ciudadanía cubana

Cubainformación TV – Basado en un texto de Salim Lamrani – Opera Mundi / Blog “La pupila insomne” (Cuba).- El Gobierno cubano eliminó en enero el trámite del permiso de salida del país, dejando al desnudo a quienes impedían realmente –y siguen impidiendo- viajar al exterior a la ciudadanía cubana: los gobiernos de los países ricos.

Tres ejemplos. Para viajar a Francia, cubanas y cubanos deben aportar, entre otros muchos documentos, una carta de motivación por parte de la persona francesa que les invita, las últimas nóminas de dicha persona o su declaración de renta en Francia, las pruebas de sus lazos familiares, un seguro de viaje para toda su estancia en territorio francés, así como 60 euros de gastos administrativos. Todo ello solo para realizar la solicitud de visa, que en la práctica es concedida solo en un pequeño porcentaje de casos.

El Gobierno de España exige, entre muchos otros documentos y compromisos, una carta de invitación, el billete de avión de vuelta y una cantidad de 65 euros diarios, con un mínimo de 580.

Para ir a Estados Unidos, las restricciones son aún más severas. Pero en este caso, existe otra solución: montarse en una balsa y llegar a las costas de Florida, donde la persona, a través de la Ley de Ajuste cubano, se convertiría en refugiada política, obteniendo la residencia y ayudas sociales.

Durante años, los gobiernos occidentales han acusado a las autoridades de La Habana de atentar contra la libertad de movimiento de su ciudadanía. Ahora que ya no existe obstáculo administrativo alguno por parte de Cuba, queda al descubierto la hipocresía de dichos gobiernos, verdaderos violadores del derecho a viajar de cubanas y cubanos. Que no nos vuelvan a engañar.

Texto original

Cómo limitan las embajadas occidentales los viajes de los cubanos

Salim Lamrani – Opera Mundi / Cubainformación TV / Blog “La pupila insomne” (Cuba).- Viajar al exterior es un vía crucis para los cubanos. Pero no forzosamente por las razones que uno cree.

Como todos los pueblos, los cubanos aspiran a viajar y descubrir el mundo, sea como simple turista o para realizar un proyecto personal o profesional. Los obstáculos son numerosos cuando se procede de un país del Tercer Mundo, y aún más cuando uno viene de la isla del Caribe. Pero, contrariamente a lo que se podría pensar, no son sólo de orden financiero o político.

En efecto, incluso antes de la reforma migratoria que adoptó el gobierno de Raúl Castro en enero de 2013 que permite a los cubanos viajar sin autorización de las autoridades, la inmensa mayoría de las personas que solicitan este permiso recibían una respuesta positiva de La Habana. Así, entre el año 2000 y el 31 de agosto de 2012, de un total de 941.953 solicitudes, el 99,4% quedo satisfecho. Sólo el 0,6% de las personas no pudieron conseguir dicha autorización.

Por otra parte, la inmensa mayoría de los cubanos que viajan al exterior eligen regresar al país. Así, de las 941.953 personas que salieron del territorio nacional, sólo el 12,8% escogió establecerse en el exterior, contra el 87,2% que regresó a Cuba.[1]

La eliminación de los trámites administrativos y burocráticos –como el permiso de salida del territorio y la costosa carta de invitación– así como la ampliación de la estancia de 11 meses a 24, renovable indefinidamente tras una simple petición en un consulado cubano en el exterior, fueron beneficiosas. Así, de enero a octubre de 2013, 226.877 cubanos viajaron al exterior, o sea un alza de un 35% con respecto al año precedente.[2]

Pero, ahora, otro reto espera a los cubanos: conseguir una visa. En efecto, la obtención del precioso documento es un vía crucis y constituye hoy la principal barrera para una estancia en el exterior. Las exigencias son draconianas y los rechazos muy numerosos.

Así, si un cubano desea viajar a Francia, tiene que concertar una cita con el consulado de Francia en La Habana por lo menos un mes antes de la salida y proporcionar una lista de documentos bastante precisa. Hace falta “una carta de motivación por parte de la persona que invita”, una “atestación de acogida de la alcaldía o la reservación de hotel con todos los gastos pagados”, una “copia de las últimas nóminas del garante o una declaración de la renta reciente”, “toda prueba de lazo familiar con el huésped”, una “copia de carné de identidad o del permiso de residencia en Francia del garante”, “un seguro de viaje válido durante toda la estancia”, “la confirmación de la reservación de un viaje organizado o cualquier otro documento apropiado que indique el programa de viaje previsto” y 60 euros de gastos administrativos, es decir el equivalente a tres meses de salario en Cuba, no reembolsables. Las autoridades diplomáticas avisan de entrada al potencial solicitante: “la embajada se reserva el derecho de otorgar o no la visa y no tiene, de ningún modo aunque esté completo el dossier, la obligación de otorgar una visa”.[3]

Las exigencias son similares para viajar a España. También hace falta “carta de invitación de un particular, si se hospeda en su domicilio, expedida por la Comisaría de Policía correspondiente a su lugar de residencia”, el boleto de avión de vuelta y la cantidad mínima de 64,53 euros diarios por, con un mínimo de 580,77 euros.[4]

Para Estados Unidos, las restricciones son aún más severas. El número de visas concedidas es irrisorio con respecto a las solicitudes. No obstante, existe una solución para los que no tienen visa: la emigración ilegal. En efecto, la Ley de Ajuste Cubano de 1966 estipula que todo cubano que entre legal o ilegalmente en el territorio nacional a partir del 1 de enero de 1959 consigue automáticamente el estatus de residente permanente al cabo de un año y un día.

Durante años, las potencias occidentales han criticado a las autoridades de La Habana, acusándolas de frenar la libertad de movimiento de los cubanos. Ahora bien, mientras Cuba ha suprimido los obstáculos burocráticos como el permiso de salida y la carta de invitación con el fin de facilitar los viajes de sus ciudadanos, las embajadas extranjeras erigen nuevas barreras y exigen ahora de los cubanos, además de los documentos habituales…. una carta de invitación.

*Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Cuba. Les médias face au défi de l’impartialité, Paris, Editions Estrella, 2013, con un prólogo de Eduardo Galeano.

http://www.amazon.fr/Cuba-m%C3%A9dias-face-d%C3%A9fi-limpartialit%C3%A9/dp/2953128433/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1376731937&sr=1-1

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr

Página Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

Comentarios (2)…

No sólo todos los países europeos exigen toda esta estricta documentación, casi imposible de obtener para un simple cubano, pues no es secreto para nadie los miserables salarios que el gobierno cubano le paga a sus trabajadores. Todos los países de américa, con excepción de Ecuador tiene estas mismas exigencias. El imperio brasileño que es tan amigo de Cuba, tiene las mismas exigencias.
Todos los países del mundo ven a los cubanos como un posible emigrante, pues todo el mundo quiere vivir dignamente como un ser humano y tener lo básico para vivir, incluyendo la alimentación diaria, cosa esta que es un problema grave en Cuba.
Lo que decía el comentario anterior, es cierto, si Cuba se siente tan ofendida con el tratamiento de los otros países por qué entonces ella no ayuda y trata bien a sus hijos que simplemente decidieron vivir fuera de la isla, por qué nos castiga desde que pisamos el aeropuerto, por qué tenemos que usar ese pasaporte que no sirve para nada, somos cubanos también.
Marcos , domingo, 01 de diciembre de 2013
  • Cuba deberia eliminar la traba que impone a los que vivimos en el exterior y somos ciudadanos de otros paises: Cuba nos fuerza a tener que usar un pasaporte cubano para viajar a Cuba, lo que nos obliga a pagar muchisimo dinero por su confeccion y a renovarlo cada DOS anhos. Este pasaporte no nos sirve para nada en ninguna parte del mundo, es falso porque no somos ciudadanos cubanos ya, ni nos da derechos dentro de Cuba. Ojala que Cuba siga en el proceso de eliminar trabas para viajar para todos los cubanos, los que viven en la isla y los que vivimos afuera.
M. Julia , viernes, 29 de noviembre de 2013
Escribir comentario

Nombre
Email
Editó:Asoc.Martiana 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s