¡HASTA SIEMPRE FORMELL, SEGUIREMOS BAILANDO CONTIGO!

Queridos amigos:

Después de participar en el desfile el 1ro de Mayo, en Berlín —ciudad       donde vivo en estos momentos—, llegué a mi casa aproximadamente a la medianoche e inmediatamente encendí la computadora para conectarme con Cubainformación.tv,  que es la herramienta de información número uno de los cubanos residentes en Europa.

Por la diferencia de hora en nuestra Patria querida —eran las 6:00 p.m. aproximadamente— yo estaba muy emocionada, porque sabía que   este 1 ro. de Mayo en Cuba iba a temblar la tierra y los corazones de  todos aquellos que amamos y defendemos la patria, pero la primera noticia que escuché fue la del fallecimiento  de nuestro querido Juan Formell, músico y director de la famosa orquesta Los Van Van que a lo largo de casi nueve lustros los cubanos y cubanas acostumbramos a llamar, el tren, la locomotora de la música bailable.

Yo, además, de ser vanvanera como cubana al fin, tuve la oportunidad de conocer a Formell personalmente desde muy jovencita en Cuba y fui su fiel seguidora en varios conciertos y en diferentes países donde ellos estuvieron, como Austria, Francia, Italia  y en la Ciudad de Miami, donde me estremecí al ver su firmeza ante los ataques de la gusanera miamense   que nunca lograron ni una expresión negativa  de su parte con respecto a Cuba y a su Revolución a la cual él puso el nombre bien alto en el mundo entero que con sus crónicas   —dueña de una original poética—, supo cantar a la resistencia del pueblo mezclando géneros y saberes diversos del arcoíris musical cubano.  

Recuerdo también cuando Juan Formell  formó parte del Concierto por la Paz, celebrado en la Habana —el 20 de septiembre del 2009— y en el cual dijo:Gústele a quien le guste y pésele a quien le pese, ¡el concierto se dio! —y alzando su voz contra la injusticia, gritó—: ¡Está bueno ya de abuso!

En su última actuación en la Escalinata Universitaria donde estaban Fernando y René, ya liberados —testimonia en un artículo Ricardo Alarcón—: Juan tomó el micrófono y le recordó a Obama que los cubanos sabemos aritmética y que aún faltan tres y que el Presidente podía y debía sacarlos de la cárcel.

Así  de original era el Juan Formell que conocí  y que nos acaba abandonar físicamente; pero su recuerdo y su música vivirá eternamente en nuestros corazones y especialmente en el pueblo de Cuba.

¡HASTA SIEMPRE FORMELL, SEGUIREMOS BAILANDO CONTIGO!

 

Josefina Sánchez Bazán

 

No hay más que una gloria cierta, y es la del alma que está contenta de sí.

José Martí

josefin_sanchez@hotmail.com

Editó:Aso.Martiana

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s